¿Cómo diseñar una experiencia de realidad virtual?

por Ángel Zazueta

La Realidad Virtual (VR) es una tecnología que día con día gana presencia en los procesos de aprendizaje y capacitación, pero ¿sabes cuáles son los aspectos que debes atender en un proyecto de este tipo para incidir positivamente en el comportamiento de tus usuarios? A continuación te mostraremos algunos puntos básicos.

La realidad virtual
Aunque los orígenes de la realidad virtual pueden rastrearse desde mediados de la década de 1950, fue a partir de 1987 que el término se popularizó para referirse a la experiencia que por medio de un ambiente simulado y generado en ordenador, estimula los sentidos del participante dando la sensación de estar en un lugar y un momento distinto. Hoy en día y gracias al rápido avance de la tecnología, es posible contar con una amplia gama de dispositivos de realidad virtual asequibles para el público no especializado, lo cual facilita su implementación en procesos de aprendizaje.

Si estás interesado en el desarrollo de realidad virtual como un medio para potenciar los procesos de capacitación de tu proyecto, seguro te preguntarás cuáles son las herramientas que necesitas y de qué manera puedes aprovecharlos al máximo. De acuerdo con Mel Slater, profesor de la Universidad de Barcelona, reconocido por sus investigaciones sobre entornos virtuales y su relación con las neurociencias, la realidad virtual debiera propiciar dos sensaciones a fin de generar un ambiente inmersivo, o lo que es lo mismo: la integración del usuario a la experiencia de realidad virtual aceptándola como creíble.
Mira a continuación cuáles son:

1. La sensación de estar en un espacio
También conocida como ilusión de lugar, telepresencia o simplemente presencia, es la cualidad que brinda la sensación de estar en un lugar real. Se consigue en gran medida gracias a la experiencia que brinda el equipo de realidad virtual en conjunto con el desarrollo multimedia para satisfacer nuestros sentidos de manera visual y auditiva.

  • ¿Cómo vemos en VR? Una vez que nos colocamos el casco de realidad virtual, o HMD por sus siglas en inglés, somos transportados inmediatamente a un escenario distinto, cuyas proporciones dan la sensación de ser las mismas a las que vemos en la realidad con relación a nuestro cuerpo: una calle por la que transitamos, una oficina, un hospital o una casa; lugares conocidos y familiares a nuestra cotidianidad. Pero no solo eso, también podemos ser pequeños y adentrarnos a espacios reducidos como el cerebro o el corazón; o a la inversa, recorrer espacios estratosféricos con la sensación de ser más grandes. En cualquier caso, es necesario ofrecer a nuestros ojos un rango de visión cercano al de nuestra propia realidad, ¿sabes cuál es éste?

El ángulo de visión del ojo humano es de 180° de manera horizontal y 220° de manera binocular. Aunque lo que se pretende es que el usuario tenga una visión de 360° para aumentar la sensación de presencia, es común encontrar en el mercado contenidos diseñados para visores de 120 o 180°, como los de Google. Conoce el equipo que usarás para reproducirlo y diseña con base en él, pero recuerda que entre mayor sea el ángulo de visión que abarques, la experiencia para el usuario será más inmersiva.

Cuida también los fotogramas por segundo del contenido que generas. Mientras que en el cine lo normal es usar 24, en un videojuego tradicional 30, en realidad virtual lo es de al menos 60. Usar una cantidad inferior no solo puede romper la ilusión de estar en el espacio, sino que puede generar mareos rápidamente en el usuario.

  • ¿Cómo escuchamos en VR? Si cierras los ojos en este momento, ¿cuáles son los sonidos que percibes más próximos a ti?, ¿cuáles son los más lejanos y cuál es su intensidad? En una experiencia de realidad virtual debes proyectar del mismo modo los sonidos que rodean el espacio para propiciar la sensación de inmersión. Si el movimiento del usuario será rastreado con sensores, entonces necesitarás poner aún más atención a esto, desarrollando lo que se conoce como sonido binaural, que es la capacidad de percibir los sonidos acorde a nuestra posición en el espacio.

2. La sensación de que está ocurriendo
Conocida también como ilusión de plausibilidad, se refiere a la cualidad que nos hace creer que el evento que experimentamos en realidad virtual está ocurriendo realmente en el momento y en el lugar en el que estamos. La sensación se logra a partir de la credibilidad del escenario y de la situación, atendiendo para ello lo siguiente:

  • El escenario: el usuario debe encontrarse en un ambiente que le es familiar, aunque no necesariamente realista. El espacio en el que se encuentre debe permitirle moverse con naturalidad, tal como lo hace en la vida real: voltear hacia arriba o hacia los lados y tener una respuesta automática, incluso ver hacia abajo y poder observar su propio cuerpo o su sombra. Contempla al usuario dentro de tu escenario.
  • La situación: los aspectos técnicos no lo son todo, la sincronicidad entre la acción del usuario y la respuesta del escenario, es quizá uno de los aspectos más importantes que debes contemplar y plasmar dentro de un guión de interacción. En tu desarrollo, trata de imaginar todas las acciones que el usuario puede hacer dentro del espacio virtual en el que se encuentra y de qué manera responderá lo que le rodea a ellas.

Si logras desarrollar la sensación del usuario de estar en el espacio (telepresencia) y de que el evento está ocurriendo (plausibilidad),

entonces habrás logrado su inmersión, sin importar el tipo de contenido en el que trabajes. Tal vez parezca menor tomar atención a estos aspectos técnicos, pero ¿te imaginas ponerte unas gafas y no ver nada más que pixeles?, ¿o encontrarte en un lugar que no responde a tus acciones? Tomar en cuenta estos aspectos te permitirá provocar una reacción más profunda en las emociones y en el comportamiento de tus usuarios. 

(+6 rating, 6 votes)
Loading...
Ángel Zazueta

Ángel Zazueta

Director comercial en weknow

Licenciado en desarrollo educativo institucional con 15 años de experiencia en el ámbito educativo y 12 años en la gestión de soluciones de e-learning para empresas e instituciones educativas. Apasionado por el desarrollo educativo y empresarial, mediante el desarrollo de proyecto de intervención social y la detección de necesidades de capacitación para las empresas.

Actualmente, como director comercial de weknow, me enfoco en el desarrollo de cada uno de los miembros, de manera muy personalizada, para que cumplan su principal objetivo: proponer soluciones a los problemas de nuestros prospectos y clientes.

Más de
nuestro blog

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
WhatsApp chat