La resistencia al e-learning se encuentra en dos niveles: en los coordinadores de capacitación y en los usuarios finales.